Análisis de los Plantronics Backbeat Sense: A veces menos es más.

Los Backbeat Sense no son ninguna novedad, llevan en el mercado un par de años pero, como es habitual con esta marca, son un completo desconocido entre la gente. No se si lo recordáis, pero hace un tiempo hablamos aquí de los Backbeat Pro de la misma marca. Aquellos auriculares me sorprendieron tanto que se me cambia la cara cuando alguien me enseña sus auriculares de 300€, todo orgulloso del burro grande ande o no ande.

Mi experiencia con Plantronics es bastante simple y se reduce a un: No hay que gastar 300€ en unos auriculares para obtener calidad.

Cuidado, no estoy diciendo que unos auriculares de 300€ sean malos, faltaría más. Lo que digo es que no es necesario gastar tanto para tener la misma calidad y sí, en algunos casos incluso mayor.

Eso sí, los BackBeat Pro tenían un defecto: En algunas ocasiones son demasiado grandes y en verano dan mucho calor.

Entonces aparecieron los Sense. Unos auriculares supraaurales que primero me atraparon por su sencillo aspecto y que ahora son un "must-have" allá donde vaya.


Plantronics lo volvió a conseguir conmigo: De un producto del que no esperaba demasiado he encontrado mis auriculares favoritos y os explico por qué a continuación.

Diseño

Su construcción es sólida, la almohadilla cubierta en piel sintética es suave sobre tu cabeza y tus orejas, el arco de aluminio es resistente y su ajuste es milimétrico, para que encuentres la altura ideal. Los controles están igual situados que los Backbeat Pro y su única diferencia es que el volumen en lugar de ser una rueda de giro completo gira en 2 posiciones hasta un tope corto (esto es más difícil de explicar que el mecanismo, es básico básico, tipo click).


Ah, y son ligeros, muy ligeros.

Desde que abres la caja sabes que lo que hay dentro es bueno a pesar de que a primera vista todo es sencillo. Pero si miras con detenimiento este producto verás que su diseño está cuidado y pensado para que sea práctico. Todo desde la funda para guardarlos hasta la posición de los botones.

Toda esta sencillez es su mayor virtud.  Estos auriculares, para mí, son tan neutros y tan "normales" que se han vuelto un básico en mi día a día porque sólo tú, cuando los llevas puestos, sabes que son muy buenos y no llaman la atención.

Su diseño, para mí, es la representación material de "menos es más".

Día a día.

Estos auriculares, por si hay alguna duda, son inalámbricos y funcionan bajo bluetooth 4.0. Incluyen un cable jack de los de toda la vida por si te quedas sin batería. Tienen el modo cotilla y aprovecho la obviedad del micrófono para añadir que tiene función manos libres. Aprovecho esto para comentar que la función manos libres no es su gran fuerte pero funciona perfectamente para una situación de necesidad.

Se pausan y reproducen automáticamente al ponértelos y quitártelos. Su autonomía es de 18h y se carga en aproximadamente 2h. Como en el caso de los Backbeat Pro, en un lateral tienes 4 leds indicadores de carga.


No hay mucho que decir teniendo en cuenta lo comentado con los BackBeat Pro. Sus funciones y sus características (muy brevemente comentadas antes) son idénticas excepto por la ausencia de la cancelación de ruido activa y su menor aislamiento. Os recuerdo que está todo aquí.

La calidad del sonido es, digamos, bastante buena en comparación con los Backbeat Pro. Claro, es que son auriculares muy diferentes. Los Sense tienen un sonido nítido y claro pero la falta de aislamiento hace que los bajos se pierdan un poco. Aún así, comparados con otros en su misma categoría (supraaurales) son superiores a los que he probado (sí, un día me di un paseo por una tienda de electrónica conocida y me puse a tocar todo 😜)

Pero yo se que os preguntaréis entonces, ¿por qué me gustan tanto si ya tengo los Pro con su sistema de aislamiento y su ecualización casi perfecta? ¿cómo es posible que me conforme con un "bastante buena"?

Pues amigos míos porque cada cosa tiene su momento y su función. Os explico dos situaciones bastante comunes:

Estoy en mi casa y quiero disfrutar de mi música, o quiero echar una partida a un videojuego y no quiero perderme ningún detalle sonoro. Incluso puede que necesite trabajar de forma aislada. Me pongo los Backbeat Pro y desconecto de mi entorno. ¿Para qué querría la ligereza de los Sense a costa de una menor calidad y aislamiento si estoy en la comodidad de mi casa?

Por otro lado, salgo a la calle, ya sea a pasear o camino al trabajo. Voy andando, cojo metro...la vida del urbanita estándar. ¿Voy con unos grandes, pesados, y calurosos backbeat pro? Pues no me apetece. Me cojo los Sense que proporcionan un sonido nítido y suficiente para disfrutar el camino sin que ello me aísle por completo de la calle, sin que me pesen y, ahora en verano, sin que me den calor y me recuezan las orejas.



Conclusión

Se que esta vez soy breve.  La verdad, no tengo nada que reprocharles. Unos auriculares ligeros, sencillos, que sorprenden por su calidad y con una relación calidad/precio insuperable por ninguno. Los encontrarás en amazon por 120€ y a veces se ven reacondicionados por 80€.

La cuestión que me surge ahora es... ¿qué pasaría con ellos si tuviera unos AirPods?

Si te ha gustado esta review y te animas a probarlos, por favor utiliza este enlace y así me ayudarás a seguir creando estas reviews. Si no te convencen en 30 días puedes devolverlos.

J.Growl

Biólogo de profesión, jugón y tecnófilo sin remedio. No hablo de temas serios si no hay buena cerveza de por medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ANTES DE COMENTAR LEE:

Por favor se educado y respetuoso. Si tienes problemas o dudas específicas utiliza el formulario de contacto. Gracias por colaborar!