Yo robo, seguro que tú también. Me debes dinero.


Hoy me he levantado calentito. Se que voy tarde respecto a los medios pero es que uno no puede estar en todo. Voy a aprovechar mi propio medio para descargar (y nunca mejor dicho) todo lo que pienso sobre el nuevo “impuestito” que nos han puesto en España. Como se aplica a tecnología no había mejor lugar que éste para la “descarga” (estoy onfire). Se que es un poco offtopic, pero como el sitio es mío hago lo que quiero :D.

No creo que sea necesario decirlo pero por si acaso, estoy hablando del canon digital 2.0 que, para los que estáis más perdidos que yo, se define oficialmente de esta forma:

"Real Decreto-ley 12/2017 de 3 de julio por el que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, en cuanto al sistema de compensación equitativa por copia privada."

Esta es mi definición:

Impuesto aplicado sobre un impuesto anterior eliminado por ley y calculado incluyendo otro impuesto (el IVA).

Para ponernos en órbita os hago un breve resumen.

El canon digital, aunque a muchos nos suene a moderno, existe desde 1996 y se ha ido adaptando a las nuevas tecnologías ( claro, antes solo se podía cobrar por un CD). Ahora prácticamente todo aparato electrónico tiene un medio de almacenamiento interno lo que lo hace susceptible a ser almacén de infame piratería. 

El momento en el que todo tuvo más repercusión mediática y cuando hubo una mayor extensión de este impuesto fue en 2012, con la famosísima ley Sinde. ¿Por qué la ley Sinde fue tan problemática? Por 3 motivos principalmente:

- Las denuncias y sanciones se hacen por vía administrativa (gobierno y desconocidos) y no por vía judicial (jueces y personas que garantizan la justicia). Esto es una patada a nuestro sistema judicial y a eso que decíamos todos en el cole: “Los 3 poderes del estado son bla bla bla y son independientes”. Cabe decir que en este caso para sancionar el gobierno no tiene necesidad de probar el daño, solo la posibilidad de que exista. Por otro lado también tengo que señalar que esta recaudación va para “sociedades” dirigidas por personas de cuestionable integridad.

- Se dice, se cuenta…¡se filtró! que el origen de esta ley fue presión de jefazos de la industria audiovisual. Es decir, que las grandes empresas quedaron por encima de los ciudadanos españoles. No somos nadie, excepto cuando toca devolver en hacienda, ¿eh?

- La lista negra y los bloqueos de páginas web. ¿Quién decide qué paginas web se bloquean y quién garantiza que se hace por el motivo adecuado? ¿Quién impediría que bloqueen esta misma página web por esto que estoy escribiendo, sin más? Mi pregunta directa es: ¿Quién nos protege de la censura?

Con los años estos problemas quedaron en el olvido pero surgió una cuestión obvia ¿A quién va y cómo se controla el dinero recaudado?

Hoy, en 2017 podemos decir algunos nombres que servirán de respuesta, a ambas: Teddy Bautista y Enrique Loras… directivos imputados en delitos de apropiación indebida y administración fraudulenta. Vamos, que parte del dinero que nuestro querido estado recaudaba iba destinado a unos listillos que se estaban pegando la vida padre.

Afortunadamente alguien se dio cuenta de que cobrar esto era una barbaridad y la Union Europea anuló este canon digital a principios de 2016 y a finales de 2016 quedó invalidado por el Tribunal Supremo. Sí, yo también lo pienso. 4 años para hacerlo y tuvieron que venir de fuera para señalar el asunto con el dedo.

Pero… ¿Los precios bajaron al ser este impuesto eliminado? ¿A alguien se le ha devuelto el dinero cobrado (ahora ilegalmente)? No. Pasa lo mismo que con el cine. Los políticos se llenan la boca diciendo que baja el impuesto cultural (cultura e impuestos, algo en sí mismo alucinante que exista) pero los beneficios los recoge la empresa de turno y el ciudadano sigue pagando 9€ por la entrada de cine. Y sin 3D ni nada. En 3D se queda uno al pagar.

¡Eh! Esto no se acabó aún. Aquí viene nuestro gobierno otra vez. Hace unos días se aplicó el nuevo canon digital, un impuesto para que los de siempre puedan mantener sus tarjetas B. Un impuesto en el que el gobierno te llama ladrón en la cara cuando lamentablemente en muchos casos son ellos los que se llenan los bolsillos con el dinero del contribuyente.

Con este impuesto injusto no importa si pirateas o si no. La presunción de inocencia se va al fondo del mar y por cada producto con almacenamiento de datos que compres nuestro gobierno te señala y te dice: tú robas. Paga.

Remarco en cursiva lo anterior porque la ley dice esto:

En términos generales, se sustituye el actual modelo de compensación equitativa financiado con cargo a los Presupuestos Generales del Estado por un modelo basado en el pago de un importe a satisfacer por los fabricantes y distribuidores de equipos, aparatos y soportes de reproducción

¿¿Los fabricantes?? Una bonita forma de quedar bien pero va a ser que no. En muchas tiendas ya se puede ver como los precios se están ajustando. Así que sí. Paga.

Ahora si me preguntan, ¿es la piratería tan mala? Pues depende. Muchos artistas dependen de la, voy a llamarla, “distribución libre” para generar ingresos. Conciertos, merchadising… marketing. Sí, ya se que estoy diciendo que tenemos vía libre para piratear. ¡No! Y no tiene sentido.

Si la piratería no siempre es tan mala, ¿por qué no se prohibe radicalmente, se bloquea todo acceso web sospechoso y se imponen multas como en Alemania? Muy fácil. Porque la piratería genera publicidad, que genera dinero. Y porque en este país es mucho mejor quejarse y cobrar un impuesto extra y sacar más dinero.

Ahí tienes grandes como Spotify, Apple Music o Tidal que por 10€/ mes e incluso menos te darán (casi) todo el catálogo musical del momento.

Si necesitas películas y series tenemos HBO/ Netflix por 10€/mes. Tu decides si quieres uno, otro, alternas, o ambos.

Tenemos alquileres a precio estándar de videoclub de toda la vida en servicios online como wuaki o iTunes.

Y no nos olvidemos de los grandes olvidados, los videojuegos. Steam, Humble bundle, xbox game pass, EA access…Todo un catálogo que va desde 1–10€ por juego hasta mensualidades de 10€ al estilo “juega todo lo que puedas”. 

Todo esto esta al alcance de unos click.

Piratear hoy, no tiene sentido. Si utilizas programas para trabajar, y recibes un sueldo cada mes por ello considéralo una inversión y no un gasto. Se honesto.

Yo no pirateo nada. Y con esto no me quiero poner la medalla, quiero señalar que en 2017 afortunadamente tenemos medios cómodos y económicos para ser legales y fomentar la inversión en producción de nuevos contenidos. Y voy a insistir en la parabra inversión. A pesar de tener todo esto, y pagarlo legalmente, es insultante que mi país me cobre un impuesto que lleva escrito: Vives en España, eres un delincuente como todos los demás. Debes pagar para compensarlo, ser ingrato y despreciable.

Que te quede claro, eres un delincuente digital. Lo dice la ley.

¡Hasta otra!

J.Growl

Biólogo de profesión, jugón y tecnófilo sin remedio. No hablo de temas serios si no hay buena cerveza de por medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ANTES DE COMENTAR LEE:

Por favor se educado y respetuoso. Si tienes problemas o dudas específicas utiliza el formulario de contacto. Gracias por colaborar!